Articulos

Noticia

Meridiano de Pulmón

Recorre el lado interior del brazo, a partir de un punto (P1) situado en el pecho, debajo de fosa subclavicular, hasta el ángulo ungueal del dedo pulgar (P11). Todos los meridianos que veremos, incluido este, son bilaterales. Los síntomas a lo largo de este meridiano sugieren posibles problemas en los pulmones. Estos síntomas pueden ser decoloración de la piel, sarpullidos, infección, lunar o mancha.

Los pulmones limpian la sangre infundiéndole oxígeno y eliminando de ella el dióxido de carbono. En la medicina oriental decimos que la inspiración de oxigeno es la toma de Qi o fuerza vital. Si retenemos la respiración, tenemos una demostración rápida de cuanto dependemos del oxígeno y de los pulmones. Si contemplamos esto de una manera abstracta o espiritual, podemos decir que los pulmones inspiran vida, Por lo tanto, cuando los pulmones no funcionan bien, nuestra capacidad para inspirar vida esta disminuida. Esto tiene efectos físicos y psicológicos muy amplios.

Cuando la energía del Pulmón está agotada: (Vacío o deficiencia)

Las personas cuya energía del Pulmón está agotada tienen dificultad para eliminar el dióxido de carbono. Por consiguiente, la sangre está mal oxigenada y el dióxido de carbono permanece en ella, donde forma un buen caldo de cultivo para resfriados, virus y microorganismos. En consecuencia, las personas que tienen problemas pulmonares son muy propensas a los resfriados.

Al respirar también se elimina la tensión. Cuando dificultades para respirar, la tensión se acumula, sobre todo en los hombros.

Cuando la energía del Pulmón está agotada, las personas son propensas a tener sobrepeso. Tienen sensación de pesadez en el cabeza, debido a la mala circulación y a la falta de oxígeno; sufre de congestión y tos. Cuando los pulmones están agotados, la congestión es crónica. No hay suficiente energía en los pulmones para eliminar la obstrucción subyacente. La tos es seca y no saca mucha mucosidad.

Los síntomas psicológicos asociados con este agotamiento de energía son ansiedad, perdida de agudeza mental, depresión e hipersensibilidad. La dificultad para respirar o falta de aliento tiende a causar desequilibrios emocionales, incluso histeria.

Cuando la energía de los pulmones es excesiva: (Plenitud o exceso)

La tos fuerte que saca mucosidad es generalmente un signo de exceso de energía atrapada en los pulmones. Con frecuencia la tos de una persona fumadora, sobre todo si es fuerte y sana en los demás aspectos, proviene de un exceso de energía en los pulmones. Una persona que tiene ese tipo de tos sufre también de congestión nasal. Tiene propensión a la bronquitis y al asma. Los músculos pectorales suelen estar tensos, sobre todo los que rodean el meridianos de Pulmón.

Las personas que tienen demasiada energía en el pulmón pueden obsesionarse o angustiarse por minucias. Tienen problemas para liberar la energía reprimida. Suspiran muchísimo, a veces en un intento de relajar la tensión de los pulmones. Se sienten oprimidas y tienen dificultad para expresar físicamente el amor. También son algo aprensivas.

Noticia

Meridiano de Intestino grueso

Recorre por el lado exterior del brazo, a partir del ángulo ungueal del dedo índice de la mano (IG1), continua por el hombro, garganta, cuello, pasa por el exterior de la boca y llega al pliegue de la nariz (IG20). Cualquier síntoma a lo largo de este meridiano indica un problema de eliminación y de respiración.

Las principales funciones del Intestino Grueso son eliminar los deshechos y absorber agua y algunos elementos nutritivos, tienen una relación complementaria con los pulmones. Los problemas en el intestino grueso suelen afectar a los pulmones y a los senos nasales.

El intestino grueso y los pulmones son los órganos asociados con las emociones de dolor y con la aflicción. Si el funcionamiento del intestino grueso y de los pulmones no es sano, la persona tendera a aferrarse a la aflicción y la tristeza y a las experiencias relacionadas con estas emociones.

Cuando la energía del Intestino Grueso está agotada:

Por lo general tenemos estreñimiento, congestión de los conductos nasales y de los bronquios. Las personas que tienen débil el intestino grueso suelen sufrir de diarrea cuando comen alimentos fibrosos o bastos. Estas personas también sufren de frio en la zona de abdomen.

Generalmente todos tenemos la determinación y la voluntad para superarnos y sobrepasar las dificultades. Un intestino grueso débil hace perder la determinación y el valor. La persona suele sentirse decepcionada y dependiente, y finalmente puede sucumbir a la desesperación y amargura.

Cuando la energía del Intestino Grueso es excesiva:

Demasiada energía en el intestino grueso puede producir dolores de cabeza, moqueo, congestión nasal, hemorragia nasal, amigdalitis, dolor de encías y dientes, palidez de la piel, ojos blanquecinos, dolor en los hombros, opresión en el pecho, estreñimiento alternado con diarrea, tos, hemorroides y los síntomas de resfriado común. Los problemas del intestino grueso afectan directamente al funcionamiento de los pulmones, bronquios y conductos nasales. El motivo es que la energía excesiva atrapada en el intestino grueso sube cunado no puede ser eliminada por abajo. El cuerpo trata de remediar la situación y restablecer el equilibrio enviando la energía a los órganos de arriba, de allí los síntomas en los pulmones, garganta y nariz.

El problema psicológico asociado con el exceso de energía en el intestino grueso es una insatisfacción continua. La persona es incapaz de apreciar nada, ni a sí misma, ni el trabajo, ni sus padres ni amigos. Finalmente, incapaz de apreciar los puntos buenos de nadie, en especial los propios, la persona se siente asilada y sin amigos.

El motivo es sencillo: el intestino grueso dedica demasiado tiempo y energía a trabajar con los deshechos del cuerpo. Cuando su energía es excesiva, no puede descansar. Se obsesiona en su trabajo de clasificar lo que es esencialmente deshechos: las heces. El efecto psicológico es la persona es que dedica demasiada energía a mezquindades y resentimientos, y a recuerdos negativos o inútiles, la persona dedica demasiada atención y energía a lo que debería pasarse por alto u olvidarse.

Noticia

Meridiano de Intestino Delgado

Nace en el dorso del dedo meñique, en el ángulo ungueal externo (ID1), sube por el lado exterior del brazo, continua a lo largo del tríceps, llega hasta un punto situado en el centro del omoplato y de allí sube por el cuello hasta un punto situado directamente delante del conducto auditivo (ID19). Este meridiano está relacionado con la asimilación de los elementos nutritivos.

El intestino delgado se encarga de extraer los elementos nutritivos de los alimentos y hacerlos accesibles al torrente sanguíneo. La función abstracta del intestino delgado es profunda. De la materia bruta o sin refinar, el intestino delgado extrae lo que es esencial y lo pone a disposición de nuestro organismo para sustentar la vida. No hay papel más importante en nuestra vida que la de ver lo que es valioso en nuestro entorno y aprovecharlo.

La calidad de nuestra sangre, es decir, el grado en que recibe nutrición adecuada, depende de nuestra dieta y del funcionamiento de nuestro intestino delgado. Si nuestra dieta carece de elementos nutritivos, o es rica en grasas, que recubren las pequeñísimas vellosidades intestinales, no podemos extraer suficientes elementos nutritivos de alimento. En consecuencia, las células.

Noticia

Meridiano de Estomago

Forma una gran U a cada lado de la cara antes de bajar por el pecho, muslo y pantorrilla hasta el punto situado sobre el segundo dedo del pie. El canal interior de la U discurre desde debajo del ojo (E1) hacia la comisura de la boca y desde allí hasta el hueso maxilar. El canal exterior de U baja desde el cuero cabelludo hacia la oreja y cara (donde los hombres se dejan las patillas) hasta el hueso maxilar, donde se une al otro canal. Desde allí, el meridiano continúa por el cuello, pasa por la clavícula y baja directamente por la tetilla o pezón hacia el abdomen; sigue por la ingle. Baja por el muslo y pantorrilla hasta el Angulo ungueal externo del segundo dedo del pie (E45). El meridiano del estómago está relacionado con el apetito y el consumo de alimentos.

La función del estómago consiste en recibir los alimentos parcialmente digeridos (es decir, masticados) y prepararlos para el intestino delgado. El estómago secreta ácidos que descomponen el alimento y lo hacen más accesibles a ser asimilado en el torrente sanguíneo una vez que llega al intestino delgado.

El estómago es uno de esos órganos a los que no se puede dejar de hacer caso. Cualquier problema estomacal nos altera, y los trastornos gástricos crónicos nos molestan durante todo el día.

Cuando la energía del estómago está agotada:

La persona tiene poco apetito, es melindrosa respecto a lo que come y normalmente sufre de molestias crónicas debida a la secreción gástrica acida. Suele sentir las piernas pesadas y el cuerpo se le cansa con facilidad. Suele tener dolor de estómago y, si come algo no apropiado, el dolor agudo puede durar horas. Los problemas estomacales suelen ir acompañados de otros problemas relacionados con la digestión: estreñimiento, diarrea o colon irritable.

Los problemas estomacales tienen efectos muy directos en nuestra psique. Las personas que tienen mermada la energía del estómago son malhumoradas, maniáticas y tienden a pensar demasiado, sobre todo en sí mismas. Dado que se cansan fácilmente sufren de la idea de que son débiles. Suelen tener poca seguridad en sí mismas. Padecen ansias de alimentos blandos y fríos, como helados de crema, y de bebidas gaseosas, pero en general tienen poco apetito. Necesitan descansar y prefieren estar reclinadas en el asiento, aunque estén sentadas en una silla de respaldo recto.

Estas personas tienen dificultad para recibir lo que necesitan. El funcionamiento del estómago es débil, lo que las hace sentirse mal nutridas y mal tratadas por la vida. Suelen sentirse frustradas. No disfrutan de la diaria lucha por la existencia, sino que todo lo consideran una molestia.

Noticia

Meridiano de Corazón

Recorre la cara anterior del brazo, desde la axila (C1) hasta el lado interior de la muñeca y continúa hasta un punto situado en el ángulo ungueal interior del dedo meñique (C9). Este meridiano lleva Qi al corazón y ayuda a la circulación.

Los meridianos del corazón y del intestino delgado son los que están asociados con la experiencia de la alegría.

Cuando la energía del corazón está agotada

Es causa de enfermedades cardiacas, palpitaciones, angina de pecho, tensión en el hara y palmas sudorosas. La persona se cansa con facilidad, suele tener la lengua con saburra y tiene tensión en el plexo solar. Corre el riesgo de sufrir un infarto.

La energía débil del corazón provoca cansancio mental, conmoción, tensión nerviosa, stress permanente, timidez, poco apetito de alimentos y de vida, mala memoria, poca o falta completa de voluntad y desilusión crónica.

Cuando la energía de corazón es excesiva

El exceso de energía en el corazón produce una sensación de tensión y opresión en el corazón y la zona del pecho. Aquí también, la persona tiene las manos sudorosas, una necesidad constante de aclararse la garganta, sensibilidad de la piel, dolor de hombros y brazos, estomago nervioso y palpitaciones. Puede haber una tirantez en la lengua y una rigidez generalizada en el cuerpo.

El exceso de energía en el corazón es causa de tensión crónica, stress, inquietud, incapacidad de relajarse, y una necesidad de distraerse de la molestia que sufre el corazón. La persona está siempre haciendo algo con las manos, ajustándose el pantalón o la camisa, tocándose la cara. Jugueteando con el pelo. Se cansa con facilidad y tienen poca resistencia, tiende a tartamudear, suele tener una rigidez constante en el plexo solar y sed también constante. Tiene ataques de histeria, de risa o llanto al menor incentivo.

Noticia

Meridiano de Bazo

Nace en el ángulo ungueal interno del primer dedo del pie (B1), sigue por la cara interna del pie y pierna, sube a la rodilla a lo largo de la espina, continua por el interior del muslo hasta la zona del . vientre y después sube en ángulo hasta un lado de la axila. Desde allí hace una curva bajo el brazo y sigue por el costado de la espalda (B21). Tiene que ver con la reproducción y la digestión.

El bazo limpia la sangre de células dañadas o destruidas. Interviene en la infusión de células inmunitarias en el torrente sanguíneo. Es esencial para la correcta digestión sobre todo porque nutre al estómago y al intestino grueso con la fuerza vital o Qi. Las mujeres cuyo meridiano del bazo tienen una actividad débil son propensas a sufrir problemas menstruales. Los hombres con ese problema tienden a sufrir impotencia.

Las emociones asociadas al bazo son la preocupación, la compasión y la simpatía. Las personas que tienen el bazo débil tienden a ser excesivamente compasivas. En cambio, las que tienen el bazo equilibrado tienen una profunda compasión y compresión de los demás, al tiempo que tratan de comprender el sentido de las dificultades de la vida.

Cuando la energía del Bazo está agotada:

La persona sufre de mala digestión, falta de saliva, poca capacidad para saborear la comida, acidez gástrica crónica, una tonalidad oscura en la piel de la cara, gran propensión a los resfriados, el ombligo tenso y sensible, dolor en la columna vertebral y mala circulación en los pies. Hay pesadez en las piernas y un ansia constante de dulces. La persona tal vez sufre de hipoglucemia, por comer demasiados dulce

En el aspecto psicológico, posiblemente la persona se obsesiona por los detalles, tiene una ansiedad e inquietud permanente, tal vez piensa demasiado, pasa noches en vela, lo cual le causa cansancio crónico, y tal vez sufra de frio en las extremidades y mala circulación. Tal vez sea excesivamente compasiva y preste demasiado oído a los chismes y murmuraciones, y justifique esto alegando que en realidad presta un oído compasivo.

Cuando la energía del Bazo es excesiva:

La boca se llena de una cantidad saliva mayor que la normal, ya que el Bazo intenta recobrar así el equilibrio. El estómago tiende a estar acido, sensible y nervioso. Hay cambios de humor, generalmente este de mal humor y sujeta a grandes cambios en el nivel de energía. Aquí también es posible que la persona se entregue demasiado a la compasión, de sí misma y de los demás, y piense que el esfuerzo y la comprensión son inútiles.

Noticia

Elemento fuego. Corazón e Intestino Delgado:

Los alimentos muy condimentados son dañinos para el corazón y el intestino delgado, como también lo es un nivel muy elevado de colesterol en sangre, producido por el consumo excesivo de alimentos de origen animal. Si una persona tiene débiles el corazón y el intestino delgado deberá reducir o eliminar de su dieta la carne roja, los huevos y los productos lácteos, los cuales aumentan el nivel de colesterol en sangre e impiden que el corazón reciba la cantidad adecuada de sangre y oxígeno. El corazón y el intestino delgado también se debilitan por el consumo excesivo de alimentos demasiados contractivos o muy refrescantes, como la sal.

Los alimentos que favorecen el elemento fuego son el maíz, las coles de Bruselas, las cebolletas, los cebollinos, las lentejas rojas, los fresones y las frambuesas. Los alimentos ligeramente amargos, como las hojas de diente de león, estimulan el funcionamiento del corazón y el intestino delgado.

Solo son necesarias pequeñas cantidades de estos alimentos, sobre todo si se comen con regularidad (semanalmente). Hemos de variar el surtido de alimentos fuego. Depender de un solo grupo de alimentos lleva a graves desequilibrios, y finalmente a la enfermedad. Debemos acordarnos de comer estos alimentos en su temporada; es importante estar en armonía con el medio ambiente y el clima. En invierno no hay fresas, por un motivo muy claro son frutas de la primavera, destinadas a complementar la dieta durante una determinada parte del año.

El funcionamiento del corazón y el intestino delgado se estimula con una actitud optimista ante la vida: la fe y la gratitud fomenta la alegría.

Meridianos del corazón e intestino delgado:

Siéntese en el suelo. Junte las plantas de los pies sujetándoselos con las manos, e incline y abra las rodillas para acercar lo más posible los pies al cuerpo. Coloque los codos sobre las rodillas y trate de tocar los dedos de los pies con la cabeza, intentando al mismo tiempo que las rodillas toquen el suelo. Lo ideal es poder tocarse la cabeza con los dedos de los pies mientras las rodillas tocan el suelo. No se esfuerce. Llegue hasta su punto máximo de estiramiento y mantenga esa postura durante dos respiraciones. Relájese. La incapacidad para tocarse los dedos con la cabeza indica problemas en el corazón e intestino delgado. La práctica regular de este ejercicio mejorara el funcionamiento de ambos órganos.

Noticia

El elemento Tierra: El Estómago y Bazo

Los alimentos que dañan al estómago y al bazo son el azúcar refinado y los alimentos muy ácidos. Las bebidas muy edulcoradas también dañan al bazo.

A la inversa, los alimentos de sabor moderadamente dulce favorecen al funcionamiento del bazo. Las calabazas se encuentran entre los mejores estimulantes del bazo que hay en reino vegetal. Entre los cereales, el mijo. Las personas que tienen problemas de estómago o bazo deberían comer mucho mijo y calabaza.

Los minerales son muy importantes para un buen funcionamiento del elemento tierra. Dado que contienen minerales, todas las verduras estimulan el funcionamiento del estómago, bazo y páncreas. Particularmente beneficiosas son las hojas de col, que son ricas en minerales, en particular el calcio.

El elemento tierra se favorece aún más masticando bien y salivando. La saliva suele ser muy alcalina, y el estómago muy acido. El alimento bien masticado, bien ensalivado, entra en el estómago y neutraliza los ácidos gástricos, creando armonía en el ambiente del estómago. Los alimentos picantes o ácidos pocos masticados acidifican mucho es estómago, produciendo acidez, molestia estomacales y, finalmente, ulceras.

Meridianos del estómago y bazo

Colóquese de rodillas con los glúteos apoyados en los talones. Tómese las manos y levántelas encima de la cabeza lo más alto posible. Lentamente vaya inclinando el cuerpo recto hacia atrás hasta que la espalda quede apoyada en el suelo. Mantenga esa posición durante dos respiraciones y después vuelva a la posición de partida. También puede hacer este ejercicio con las palmas giradas hacia arriba. Es un ejercicio maravilloso para los meridianos de estómago y bazo. Repítalo tres o cuatro veces, o tanto como pueda sin esforzarse demasiado.

Noticia

Dieta para elemento Metal: Pulmón e Intestino Grueso

Los alimentos que favorecen el elemento metal son, además del arroz integral, muchas verduras (col, coliflor, apio, pepino, berro, nabo, rábano y cebolla). La raíz de jengibre, el rábano negro o daikon, el ajo y las hojas de mostaza son hierbas medicinales para los pulmones y el intestino grueso. Pequeñas cantidades de sabor picante contribuyen también a mejorarlos.

Los ejercicios aeróbicos, como caminar y andar en bicicleta, favorecen a los pulmones y al intestino grueso.

En general la fibra ayuda a todo el tracto digestivo al aumentar el tiempo de tránsito y arrastrar hacia afuera los deshechos viejos atascados en el organismo. Dado que contienen fibra, todos los cereales integrales y verduras estimulan y favorecen el funcionamiento del intestino grueso.

Por el contrario, los alimentos de origen animal, sobre todo la carne roja, sobrecargan los intestinos y hacen más difícil la digestión. La grasa, especialmente la de carne roja, los huevos y quesos secos son tóxicos para el intestino. La carne roja es de dificilísima digestión, ya que no se puede masticar totalmente en la boca y es evidente que no se puede desmenuzar en el tracto intestinal. Las personas que tienen problemas de intestino deberían evitar los alimentos de difícil digestión, sobre todo la carne.

Los pulmones son muy sensibles a los productos lácteos y al aceite. Las frituras, la leche, el yogurt y otros alimentos grasos u oleosos obturan los pequeñísimos alveolos pulmonares, impidiendo la plena oxigenación de los pulmones. Si se quiere sanar los pulmones, la dieta debe contener muy poco de aceite y grasa.

Ejercicios para la salud del meridiano y la paz mental

Meridiano de Pulmón e Intestino Grueso:

Cruce las manos por detrás, la izquierda sobre la derecha, y tómese por los pulgares. Inclínese hacia adelante a la vez que levanta los brazos lo más que pueda. Mantenga esa posición, relaje los músculos y haga dos respiraciones. Mientras esta en esa posición, trate de visualizar como el Qi se mueve por todo el cuerpo desde la cabeza hacia los pies, sobre todo por los hombros, pecho y brazos. Probablemente sentirá cierta tensión en el pecho y hombros y en la parte posterior de las piernas. Relájese totalmente. Este ejercicio estira los meridianos del pulmón e intestino grueso. Repítalo tres o cuatro veces, o tantas como pueda sin esforzarse demasiado.

Noticia

Diagnosis de los meridianos y los 5 elementos

Hay dolores misteriosos en alguna parte del cuerpo, para el cual no tenemos explicación. No tenemos idea de cómo se originó el dolor, por que duele ese determinado lugar ni cómo tratarlo, a no ser tomando algún tipo de analgésico. Hay otros síntomas que vienen y van sin que tampoco entendamos, una erupción, o sarpullido, picor, etc.

La diagnosis oriental es la práctica de entender cómo funciona el cuerpo en un plano muy profundo. Un sarpullido en la mano o un dolor misterioso en la pierna revela mucho de lo que está ocurriendo internamente. Cada uno dice algo sobre nuestro comportamiento o nuestra manera de pensar. La clave para interpretar estos síntomas misteriosos es aprender cómo y por donde circula la energía en el cuerpo. Esta es la comprensión de la diagnosis de los meridianos, otra clave más para leer el cuerpo.

Considerando una vez más las fuerzas del cielo y la tierra, el cielo hace llover energía electromagnética sobre la tierra en forma de rayos solares y otras radiaciones planetarias y estelares. Mientras tanto, la tierra está rodeada por energía electromagnética generada por sus polos norte y sur. En esencia, nuestro entorno, el aire mismo que respiramos, está cargado de energía: fuerza vital.

Estamos sobre la tierra y actuamos a modo de antena para las fuerzas electromagnéticas del cielo y la tierra, los cuales cargan nuestro cuerpo desde arriba y desde abajo. Esta energía electromagnética que inunda nuestro cuerpo se llama Ki en Japón, Chi o Qi en China, Prana en India. Esta energía es esencialmente vital que nos anima a cada uno.

El Qi circula por nuestro cuerpo por doce rutas o meridianos. Cada meridiano es como un rio de energía que se origina en un lugar concreto del cuerpo y sube o baja (depende del meridiano) hacia otro lugar. Estos doce ríos se Qi llevan fuerza vital a cada célula del cuerpo. Cuando el rio esta obstruido, la fuerza vital no puede llegar a una determinada zona del cuerpo y entonces las células, los tejidos y los órganos se asfixian por faltad e Qi; la consecuencia es algún tipo de síntoma.

En las primeras fases el síntoma es pequeño o leve; un sarpullido, una molestia o un dolor. Estos síntomas menores son la manera que tiene el cuerpo de decirnos que algo no va bien: la fuerza vital sustenta al sistema inmunitario para que destruya las bacterias o virus que tocan nuestra piel, como son las sustancias patógenas que entran en nuestro organismo cuando respiramos. Pero cuando la fuerza vital está débil, las células inmunitarias son incapaces de enfrentarse a las enfermedades fuertes y, por consiguiente, las substancias patógenas no tienen ningún problema para establecerse en el cuerpo. La consecuencia es la enfermedad, de una u otra clase.

Imaginemos un meridiano como un rio. Cuando hay una presa, el agua deja de fluir y una parte del rio se inunda mientras la otra se seca. Cuando un meridiano esta obstruido o estancado, una parte del cuerpo recibe demasiado Qi mientras que la otra parte recibe demasiado poco. El desequilibrio resultante hace super activo a un órgano, mientras que otro se aletarga o cansa con facilidad. A veces la persona tiene dolor en una zona concreta del cuerpo. No sabe porque tiene el dolor ni por qué lo siente en ese lugar determinado. Al saber por donde circulan los meridianos, podemos indicar cual meridiano u órgano es el afectado y entonces decidir la mejor manera de ayudar a esa persona a superar el problema.