Recorre el lado interior del brazo, a partir de un punto (P1) situado en el pecho, debajo de fosa subclavicular, hasta el ángulo ungueal del dedo pulgar (P11). Todos los meridianos que veremos, incluido este, son bilaterales. Los síntomas a lo largo de este meridiano sugieren posibles problemas en los pulmones. Estos síntomas pueden ser decoloración de la piel, sarpullidos, infección, lunar o mancha.

Los pulmones limpian la sangre infundiéndole oxígeno y eliminando de ella el dióxido de carbono. En la medicina oriental decimos que la inspiración de oxigeno es la toma de Qi o fuerza vital. Si retenemos la respiración, tenemos una demostración rápida de cuanto dependemos del oxígeno y de los pulmones. Si contemplamos esto de una manera abstracta o espiritual, podemos decir que los pulmones inspiran vida, Por lo tanto, cuando los pulmones no funcionan bien, nuestra capacidad para inspirar vida esta disminuida. Esto tiene efectos físicos y psicológicos muy amplios.

Cuando la energía del Pulmón está agotada: (Vacío o deficiencia)

Las personas cuya energía del Pulmón está agotada tienen dificultad para eliminar el dióxido de carbono. Por consiguiente, la sangre está mal oxigenada y el dióxido de carbono permanece en ella, donde forma un buen caldo de cultivo para resfriados, virus y microorganismos. En consecuencia, las personas que tienen problemas pulmonares son muy propensas a los resfriados.

Al respirar también se elimina la tensión. Cuando dificultades para respirar, la tensión se acumula, sobre todo en los hombros.

Cuando la energía del Pulmón está agotada, las personas son propensas a tener sobrepeso. Tienen sensación de pesadez en el cabeza, debido a la mala circulación y a la falta de oxígeno; sufre de congestión y tos. Cuando los pulmones están agotados, la congestión es crónica. No hay suficiente energía en los pulmones para eliminar la obstrucción subyacente. La tos es seca y no saca mucha mucosidad.

Los síntomas psicológicos asociados con este agotamiento de energía son ansiedad, perdida de agudeza mental, depresión e hipersensibilidad. La dificultad para respirar o falta de aliento tiende a causar desequilibrios emocionales, incluso histeria.

Cuando la energía de los pulmones es excesiva: (Plenitud o exceso)

La tos fuerte que saca mucosidad es generalmente un signo de exceso de energía atrapada en los pulmones. Con frecuencia la tos de una persona fumadora, sobre todo si es fuerte y sana en los demás aspectos, proviene de un exceso de energía en los pulmones. Una persona que tiene ese tipo de tos sufre también de congestión nasal. Tiene propensión a la bronquitis y al asma. Los músculos pectorales suelen estar tensos, sobre todo los que rodean el meridianos de Pulmón.

Las personas que tienen demasiada energía en el pulmón pueden obsesionarse o angustiarse por minucias. Tienen problemas para liberar la energía reprimida. Suspiran muchísimo, a veces en un intento de relajar la tensión de los pulmones. Se sienten oprimidas y tienen dificultad para expresar físicamente el amor. También son algo aprensivas.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *